Medicina Estética

Medicina Estética Facial

Medicina Estética facial

Botox toxina botulínica Tipo A

La toxina botulínica compuesta por proteínas sintetizadas por Clostridiumbotulinum, es reconocida como el veneno de origen natural más potente que existe, pero se ha convertido en un arma muy útil en Medicina. Se utiliza en nuestro campo para disminuir las arrugas de expresión de la cara paralizando selectivamente algunas estructuras musculares de la cara y para disminuir la producción de sudor en algunos pacientes. Lógicamente, en la inyección que aplicamos no hay ninguna bacteria y su eficacia y seguridad está absolutamente reconocidas. Siempre intentamos acabar con las arrugas sin perder la expresividad de la cara.

El efecto comienza a notarse a las 48 horas de la aplicación, tiene una duración variable, pero en general, para que permanezca estable, aconsejamos realizar la terapia dos veces al año. Tomamos las medidas adecuadas para conseguir la ausencia del dolor durante la sesión de tratamiento.

Medicina Estética facial

Peeling ó abrasión química

La aplicación de algunos compuestos químicos, sobre la piel, producen quemaduras superficiales, cuya profundidad controlamos conociendo la concentración del preparado. El resultado es el desprendimiento por exfoliación de las capas superiores del tejido cutáneo, lo que provoca una detersión de esos tejidos que, en su retirada, hacen desaparecer manchas y lesiones superficiales, lo que mejora la apariencia de la zona. Por otra parte, la reparación de esa quemadura aumenta y distribuye adecuadamente la producción de colágeno y elastina, lo que repara la desestructuración ocasionada por el sol y el envejecimiento dando lugar a un aspecto más joven de la nueva piel. También mejoran algunas arrugas de expresión y las lesiones superficiales de acné.

Podemos elegir la opción más adecuada en cada caso, entre los alfa-hidroxiácidos, como el glicólico, láctico y cítrico o entre los beta-hidroxiácidos como el salicílico. En ocasiones utilizamos otros agentes que profundizan más como el ácido tricloroacético. Finalmente se utiliza una crema hidratante y cicatrizante. Los tratamientos se efectúan en la clínica, no producen dolor y los pacientes deben disponer de una a dos semanas dependiendo del producto para tener una actividad normal, prohibiéndosele la exposición al sol durante seis semanas.

Medicina Estética facial

Hilos Tensores

Habitualmente usamos hilos tensores reabsorbibles con conos bidireccionales, que se toleran muy bien y que junto al efecto de estiramiento facial, por la tensión a que se coloca, tienen, además, un efecto regenerador porque estimulan la producción de colágeno.

Los implantamos en nuestra clínica y son unos dispositivos que se introducen en la cara, después de bloquearla con anestesia, a pesar de que, el procedimiento produce poco dolor, ya que se introducen a través de pequeñas incisiones que prácticamente no dejan marca. Los utilizamos en la cara y el cuello. Los resultados duran hasta 18 meses.

Medicina Estética facial

Rellenos faciales

Los surcos o pliegues de la cara se van haciendo más evidentes con el paso de los años, por la pérdida de tejido conjuntivo y de la grasa subcutánea que provoca el envejecimiento. En nuestra clínica hemos utilizado ácido hialurónico de distintas densidades para resolver esos surcos, desde los nasogenianos, bordes madibulares, lacrimales (“tear through”) y ojeras, junto al aumento de volumen para labios, áreas malares y mejillas. A ello, hay que añadir otros materiales como el ácido poliláctico (Sculptra) y hidroxiapatita cálcica (Radiesse) que resuelven muy bien en circunstancias concretas. Se deben evitar medicamentos o productos que favorezcan el sangrado como antiinflamatorios no esteroideos, vitamina E, anticoagulantes etc.

El ácido hialuránico produce un resultado muy natural sin modificar la expresión de la cara dando un aspecto rejuvenecido y más saludable. El relleno con ácido hialurónico se puede repetir al cabo de los seis u ocho meses, incluso más, para mantener el resultado en el tiempo y dependiendo de la densidad del producto y la rapidez de la destrucción del mismo por parte del paciente.

Medicina Estética Facial

Crecimiento plaquetario

Las plaquetas presentes en la sangre de los pacientes pueden estimular la regeneración de la piel, ya que podemos estimular las estructuras cutáneas a través de los factores de crecimiento que se liberan. Se realiza en la clínica tomando de la vena de un brazo una pequeña cantidad de sangre que, se centrifuga para separar la zona del plasma donde se sitúan las plaquetas que se aspiran añadiéndole calcio para que se liberen los factores de crecimiento en la que inyectamos en las zonas programadas con aguja muy fina, lo que estimula la producción de colágeno, mejorando la hidratación cutánea, lo que da lugar, a menos arrugas finas, menor flacidez y mayor turgencia de la piel tratada.

La utilizamos en cara, cuello, escote y dorso de manos aplicando previamente una crema anestésica. Depende de los pacientes, pero en la mayoría de los casos se realizan dos tratamientos anuales.

Medicina Estética Facial

Mesoterapia

La mesoterapia busca la revitalización facial a base de micro-inyecciones con diferentes productos fundamentalmente vitaminas, ácido hialurónico, factores de crecimiento epidérmico, etc. Es una técnica importante en la clínica que se ha prestigiado en nuestras manos; ya que, en el momento que comenzamos éramos profundamente escépticos. El efecto lo produce el material depositado y el trauma de los múltiples pinchazos, pero, realmente, mejoran las arrugas y retrasa la aparición de otras nuevas lo que significa retrasar el proceso de envejecimiento.

Las posibilidades de que disponemos en este momento es inmensa, con un mercado de las casas comerciales proponiendo nuevos productos útiles en estos procedimientos. Es de gran trascendencia revisar en profundidad cada preparado, intentando evitar lo que consideramos el gran riesgo de estas técnicas: Las pérdidas de piel y tejido subcutáneo que dan lugar a secuelas graves. Es por ello que debemos utilizar los fármacos a los que estamos habituados.

Lo habitual es realizar tres sesiones en una semana, utilizando para aliviar el dolor crema anestésica y frío, teniendo siempre en mente que debemos pinchar a diferentes niveles en la dermis, según el producto utilizado. Podemos utilizar sesiones de recuerdo cada tres semanas hasta completar un máximo de seis. El paciente es revisado a los seis meses para valorar la evolución y precisar si debemos planificar un nuevo tratamiento, que habitualmente no efectuamos antes de los ocho meses.

No dude en contactar con nosotros para cualquier
  • información
  • consulta
Calle Fernando Macías 8, 2º A
A Coruña
 +34 981 262 258
+34 661 695 530
contacto@clinicamartelo.es
Nombre
Apellidos
Email
Teléfono
Tu mensaje